La capsula Informativa: El secreto de vivir en cualquier situación

No es que haya pasado necesidad alguna vez, porque he aprendido a estar contento con lo que tengo. Sé vivir con casi nada o con todo lo necesario. He aprendido el secreto de vivir en cualquier situación, sea con el estómago lleno o vacío, con mucho o con poco. Pues todo lo puedo hacer por medio de Cristo, quien me da las fuerzas.

Filipenses 4:11-13 (NTV)

¿Conoces gente que vive quejándose por las cosas que le faltan? Esas personas nunca serán felices, porque no saben vivir en cualquier situación. Agradecer ni apreciar las bendiciones que tienen, todo su enfoque está en lo que les falta, aún cuando no sean cosas de primera necesidad.

Deja de fijarte solamente en lo que te falta

Existe un proverbio árabe  que dice: Me quejaba porque no tenía zapatos, hasta que encontré a alguien que no tenía pies.

A veces estamos tan ensimismados que olvidamos lo bendecidos que somos y eso es una muestra de ingratitud hacia Dios. Puede ser que no tengas todo lo que quieres, pero tienes muchas más bendiciones que posiblemente las das por sentadas, consideras que seguramente todos poseen lo mismo que tú y no es así.

¿Cuál es el secreto para vivir en cualquier situación?

El Apóstol Pablo, en la carta a los Filipenses, les dice que ha aprendido a estar contento con lo que tiene, en cualquier situación porque podía hacer todo por medio de Cristo quien le daba las fuerzas.

Pablo había aprendido a vivir en la abundancia como en la escasez porque su gozo no dependía de las circunstancias externas, sino de Dios. Su confianza no estaba en la gente o en sus propias fuerzas, sino en el Señor.

Sin importar cuál sea tu situación, por un momento deja de quejarte por las cosas que te faltan y empieza a agradecer por las bendiciones que tienes. Verás que al ser agradecido tu perspectiva cambia.

Oración del día

Amado Padre, muchas gracias por todas las bendiciones que me das aún cuando no te las he pedido y tal vez no las merezco; pero tú, en tu infinito amor, cuidas de mi y mis seres queridos. Te pido perdón por todas las veces que solamente me quejo y olvido darte gracias. 

Ayúdame a ser agradecido sin importar las circunstancias que esté atravesando y ayúdame a recordar siempre que todo lo puedo en Cristo, en el nombre de Jesús, amén.

Aplicación

¿Alguna te estuviste quejando hasta que encontraste a alguien con más necesidad que tu, como dice el proverbio árabe que citamos? Cuéntanos tu experiencia.



Ver fuente