La capsula Informativa: Sed hacedores de la Palabra

En algún momento de la vida tenemos la oportunidad de oír el mensaje de Dios, su exhortación y su dirección. Lo que marcará la diferencia en nuestro vivir es lo que decidamos respecto a ella, es decir, si solo seremos oidores o hacedores de la Palabra de Dios. 

Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.

Santiago 1:22 (RVR 1960)

La exhortación de Santiago es que seamos discípulos, puesto que son ellos los que practican las enseñanzas de su maestro. Cuando escuchamos, debemos tratar de vivir lo que oímos para ser hacedores de la Palabra.

¿Oidor o hacedor de la Palabra?

Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, este es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.  Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este será bienaventurado en lo que hace. 

Santiago 1:23-25 (RVR 1960)

La Palabra de Dios es el espejo del cristiano y verse ahí es para hacer algo al respecto, y no solo para almacenar información que no pondrá en práctica. 

Hay muchas cosas a las que prestamos atención, como los estudios o el trabajo. El estudio de la Palabra debe ser también algo importante en nuestro diario vivir, así nuestra alma estará sensible a la dirección de Dios.

Mientras no nos expongamos ante el espejo de la Palabra no habrá cambios ni transformación en nuestra vida. Así que, mirémonos en ella, expongámonos ante su corrección y transformación para así ser hacedores de la Palabra. 

Oración del día

Señor, gracias por darme la oportunidad de oír de tu Palabra, te ruego que me ayudes a poner en práctica todo lo que me enseñas, no quiero ser un oidor olvidadizo ni ser solo un creyente, quiero ser un discípulo tuyo. Dirige mis pasos y guía mi vida, te lo pido en el nombre de Jesús.

Aplicación

Necesitamos ser hacedores de la Palabra para ser discípulos de Dios, ¿con qué frecuencia meditas en la Palabra y la pones en práctica? 



Ver fuente