La vestimenta habla mucho de quienes somos, por lo que al momento de escoger que ponernos debe ser una decisión tomada con mucha responsabilidad y preocupación. El trabajo es uno de los lugares que más frecuentamos, por lo que es muy importante saber que ponernos para ir presentables, demostrar seriedad y saber que una buena imagen habla muy bien de nosotros.

Te recomendamos que escojas los looks más cómodos y de acuerdo a las actividades que están en la agenda del trabajo.

  • Planifica tus pintas de la semana: Trata en la medida de lo posible, planificar que vestimenta usaras a lo largo de la semana para evitar estresarte en no saber que ponerte. Si te parece muy cansón, puedes planificarlo un día antes.
  • Usa maquillaje natural: No te recargues de maquillaje, lo más sencillo te hará ver más delicada. Destaca tu rostro con delineador negro y tonos rosa. Aquí aplica la regla, “menos es más”.
  • No muestres demasiado: Por nada del mundo lleves a tu trabajo cosas que te hagan mostrar más allá de lo que debes. Evita los escotes y minifaldas.
  • Disfruta de los estampados: Disfruta al máximo los estampados, eso le dará un toque a tu look, puedes llevar un bolso o zapatos de leopardo, también puedes llevar una prenda de lunares, logrando un look con dos colores, uno fuerte y uno claro.  
  • Juega con básicos: Hay prendas que no pueden faltar en tu closet, se trata de un pantalón y falda negra o una camisa blanca o de tonos neutros. Combino un look de tono sobrios con unos zapatos de color fuerte, Con estas prendas básicas puedes lograr diferentes estilos.