La lechosa cuida nuestra salud

La lechosa ayuda en la digestión y aporta vitaminas

La lechosa es una fruta que se produce en Sudamérica y que se caracteriza, además de su sabor y aroma, por poseer una gran cantidad de beneficios para nuestra salud. Entre las virtudes de esta fruta tenemos la presencia de la papaína, una enzima proteolítica que le permite mejorar la digestión de las proteínas.

Cuando comemos en abundancia, la lechosa puede ser una gran aliada de la digestión, ya que reduce la inflamación intestinal y disminuye la sensación de pesadez y de hinchazón que nos dejan los excesos.

Tratándose de la belleza, la lechosa puede ser una aliada muy eficaz si el objetivo es cuidar nuestra piel. Contiene betacaroteno, una sustancia que potencia la vitamina A en nuestro cuerpo.

El betacaroteno también permite la síntesis de la melanina, un pigmento natural que se halla en nuestra piel, por lo que podemos lograr un bronceado envidiable consumiendo lechosa, al tiempo que nos protege de la radiación solar. Estos aspectos hacen que muchas personas la incluyan en sus dietas de verano.

La lechosa también nos aporta más vitamina C que una naranja. Con solo 100 gramos de lechosa, estamos satisfaciendo la porción diaria de esta vitamina que se recomienda consumir a una persona adulta.