Luego de que sus familiares fueran tratados con medicamentos falsos, las adolescentes de origen nigeriano Promise Nnalue, Jessica Osita, Nwabuaku Ossai, Adaeze Onuigbo y Vivian Okoye, que tienen entre 14 y 15 años de edad, desarrollaron un mecanismo que ayuda a detectar la procedencia de los fármacos.

De toda África, Nigeria es el país con el mayor mercado de medicinas falsificadas, lo que representa el 40% de las importaciones. Esta situación afecta mayoritariamente a la región de Onitsha, de donde provienen estas adolescentes.

Con el apoyo de Uchenna Onwuaegbu-Ugwu, un miembro de Mandela Washington que fundó un Centro STEM centrado en la implementación de la educación STEM en escuelas para niños y jóvenes de 3 a 18 años, las niñas crearon una aplicación llamada: FD-Detector.

En el concurso regional “Technovation”, celebrado en mayo, las niñas resultaron ganadoras al presentar la app. Esta victoria ha traído reconocimiento internacional al Instituto de Secundaria Regina Pacis Model, donde estudian las jóvenes y a la comunidad.