Joan Rivers no gozaba de la simpatía de muchos
Joan Rivers hacía reír a muchos con sus mordaces críticas

Zsa Zsa Gabor, la actriz húngara que trabajó un tiempo junto a Rivers en los años sesenta, fue una de las celebridades que declaró sin remordimientos que la animadora del espacio Fashion Police merecía morir. La actriz de 97 años vio la noticia de la muerte de la comediante a través de los medios televisivos y le comentó a su marido que era divertido y que ella criticaba a todos.

The National Enquirer fue la revista que difundió las declaraciones de Frederic Von Anhalt, el esposo de Zsa Zsa, quien contó al medio estadounidense la anécdota. Joan Rivers en varias oportunidades emitió comentarios mordaces acerca de la intérprete húngara por la gran cantidad de operaciones a las que se había sometido.

Joan Rivers en una oportunidad hizo una broma de la afición de Zsa Zsa a las operaciones estéticas, asegurando que si la celebridad se desmayaba, no sabrían si llevarla a un hospital o a la fábrica de tupperware. A sólo meses de la llegada de su libro Diary Of A Mad Diva, la animadora tuvo que enfrentarse a las amenazas de demanda de algunas actrices.

Kristen Stewart fue una de las afectadas en la publicación de este libro, en el que Rivers insinuaba que el éxito en la gran pantalla de la protagonista de la saga Twilight se debía a su facilidad para conseguir libretos mediante la seducción de productores y directores cinematográficos.