La interpretación del himno de los Estados Unidos antes de dar inicio al Super Bowl es, muy probablemente, uno de los momentos más emotivos de la cultura norteamericana. En esta cita deportiva todo vende, y muchas celebridades del mundo de la música han interpretado con solemnidad el himno estadounidense; en esta oportunidad le tocó el turno a Lady Gaga.

Ante un estadio que permanecía en un sepulcral silencio, la cantante neoyorquina cantó el himno, vistiendo un conjunto de Gucci de color rojo brillante. Sólo hacia las últimas notas, emocionados por las aptitudes vocales de la cantante, algunos espectadores comenzaron a ovacionarla y aplaudirla.

El Halftime Show del Super Bowl estuvo a cargo de Coldplay, Beyoncé, Bruno Mars y la Filarmónica de Los Angeles, dirigida por Gustavo Dudamel. Muchos medios coinciden en que la cantante de pop y Mars se robaron el show apenas entraron en la escena. Chris Martin estuvo a punto de caer en el escenario en al menos un par de ocasiones.

Lady Gaga en el escenario del Super Bowl

Beyoncé también trastabilló un poco, pero pudo evitar una caída que se hubiese convertido, indiscutiblemente, en uno de los peores bochornos de su carrera, ya que actuar en el medio tiempo del Super Bowl es uno de los máximos privilegios de la industria musical norteamericana.